Publicación Acción

Es necesario expresar libremente el pensamiento político para el fortalecimiento de nuestro sistema democratico, republicano y representativo.



viernes, 7 de septiembre de 2018

CAPITÁN GENERAL GERARDO BARRIOS Y LA TRANSCULTURIZACIÓN



Por     
Lic. Fernán Camilo Álvarez Consuegra


En un artículo publicado en LPG, basado en la investigación de Carlos Gregorio López Bernal, se denigra la imagen y el patriotismo del Capitán General Gerardo Barrios, tildándolo de corrupto, al igual que los funcionarios actuales. Han defendido su honor y memoria, más de treinta organizaciones sociales y cívicas y hoy, 7 de septiembre de 2018,  se realizará, en la plaza Capitán Gerardo Barrios en San Salvador, un acto para desagraviar su memoria;  sin embargo, conviene aclarar la razón, de dicho ataque: la transculturización.

El término nace de la antropología, creado por el cubano Fernando Ortiz en 1940, con el cual explica que,   los elementos de una cultura, pueden ser substituidos por los de otra, efectuándose una transculturización; dicho fenómeno puede efectuarse naturalmente, o inducido, con fines políticos de largo plazo.

Años antes, el comunista italiano, Antonio Gramsci, había creado  el término “Hegemonía Cultural” y con éste, desarrolló la teoría de “Hegemonía / bloque hegemónico”, que atribuye un papel central, a la relación infraestructura (fuerzas de producción y, relaciones sociales de producción) con la superestructura (“ideología”: sistemas de ideas, doctrinas y creencias de una sociedad), a partir del concepto de “bloque hegemónico”; en cuanto esta relación se cambia, cámbiese también sin advertirlo, el sustento de la política cotidiana.

La sociedad salvadoreña es liberal y se basa en dicha doctrina,  la organización política y económica de su Estado, constituido así, desde el Gobierno del Capitán General Gerardo Barrios, fusilado en su lucha contra los conservadores. En la política del Capitán General Gerardo Barrios, encarnó el espíritu unionista de Morazán y, el de independencia de nuestros próceres. Igualarlo a los políticos corruptos de hoy, es destruir el ideal nacionalista que nos defiende contra los propósitos de  la izquierda: la transculturización, para que la sociedad olvide las virtudes cívicas y, adopte la complacencia actual;  sería destruir la “superestructura”, que sustenta el diario quehacer de libertad. Si eso faltase, no habría ideal que se opusiese al marxismo / socialismo.


Si el individuo carece de firmes valores nacionales, las teorías marxistas se apoderan fácilmente de su mente y alma y, fácilmente es posible que se efectúe la “transculturización”; este proceso no se da sólo en El Salvador, que existen ejemplos en México y España.

En México se asegura que los “niños héroes” de la batalla de Chapultepec (1847), no fueron héroes, sino soldados borracho o reos escapados del Castillo y, que Juan Escutia se cayó envuelto en la bandera por ebrio y, niegan su calidad de cadetes. También se pone en duda el patriotismo de Don Benito Juárez.

La transculturización está permitiendo destruir en España,  todo símbolo del franquismo: hasta derribar la estatua del General José Millán Astray y Terreros: su nombre, fue borrado por el Ayuntamiento de Madrid pero, posteriormente, el 30 de agosto de 2018, fue obligado por el Juez 7° de lo Contencioso Administrativo, a restituirlo. Se pretende también, exhumar los restos del Generalísimo Francisco Franco Baamonde, extrayéndolo del Valle de los Caídos, todo para crear una nueva “memoria histórica”.

Hoy se ha quitado la misa dominical de la televisión Española, para destruir el sustento del nacionalismo católico y potenciar el localismo que provocará al separatismo. En El Salvador, ha habido intentos de revivir la cultura negra e indígena, para crear conflictos ya resueltos por el mestizaje, las leyes y las costumbres.

En la Universidad de El Salvador, en cuya entrada están las imágenes de Melida Anaya Montes, Monseñor Romero y Farabundo Martí, símbolos de la revolución salvadoreña, Carlos Gregorio López Beltrán, ha encontrado inspiración, para  denigrar al Capitán General Gerardo Barrios;  como efecto de ”transculturización” con fines políticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario